APORTAR AQUÍ

INSCRIPCIÓN TALLERES

PROGRAMACIÓN

 

MYCELIUM

 

Bogotrax 2020 es una matriz. Es la matriz múltiple de un micelio. Una red en continua expansión. Sus florescencias surgen en el encuentro (entre hifas). Ese es el experimento : entretejer una red de complicidades en la que gestores y público, actores y espectadores participan conjuntamente en la producción de un espacio social, un laboratorio temporal que trabaja directamente sobre lo social-imaginario. Por ejemplo sometiendo lo que se entiende como “festival” a prueba. Si Bogotrax como festival sucede entonces en un lugar y en un momento preciso (en Bogotá del 13 al 23 de Febrero del 2020),  como colectivo, tiende íntimamente a convertirse en un territorio invisible, en un micelio capaz de conectar bosques y ciudades, selvas y veredas, colectivos e individualidades, a través del arte y la música, la ciencia y la apropiación social de la tecnología ; el activismo, el haktivismo, la ecología y los conocimientos ancestrales. 



 

Del 13 al 23 de Febrero

 

Desde su primera edición Bogotrax tuvo lugar durante el mes de Febrero. El porqué no era del todo claro. ¿ Se trataba de aprovechar el elemento sorpresa del comienzo laboral del año ? ¿ O el oportunismo de ofrecerles a nuestros amigos del hemisferio Norte una pausa tropical durante la monotonía del invierno ? 

 El azar de las coincidencias, cuando de cierta manera las dirige la intuición, puede transformar la expresión del inconsciente colectivo en una casualidad estratégica.  ¿ Qué es pues el inconsciente colectivo ? Pues eso mismo que experimentamos al darnos cuenta que las fechas escogidas correspondían a un calendario lunar sumamente preciso. Su código cósmico nos daba un apoyo necesario para la transformación de un pequeño caos en algo así como un orden con su temporalidad propia. La fecha y el lugar del encuentro pueden en este caso volverse parte del encuentro mismo. El espacio-tiempo se vuelve absolutamente especifico (es el espacio-tiempo bogotraxero con su hakimbeyana memoria de autonomía temporal) y universal : es el comienzo del año lunar, que decidimos entonces invocar : es para el cuarto menguante de esta primera luna que proponemos  esta primera edición de un nuevo ciclo. Es un buen momento, en el calendario, para trasplantar, sembrar esquejes, dejar que las raíces crezcan o el micelio se expanda.



ENTRAR